VISITAS

miércoles, 4 de julio de 2012

RETRATO JOSÉ CORONADO



 Jose y yo coincidimos en una sesión de fotos para la revista Vanity Fair (Feria de las Vanidades, ¿no?. Todo está dicho). Al finalizar la sesión le pregunto si puedo hacerle un par de retratos; rápidamente, con la mejor de sus sonrisas (la suya es la propia de un tímido desarmante), me pone la mano en el hombro y me dice: "por supuesto, Roberto, es un placer". Entramos en la sala de maquillaje, se sienta en una silla , le ruego que acerque el lado izquierdo del rostro a las bombillas del espejo del camerino. Así lo hace. Mientras cambio el objetivo de la cámara, me pregunta: "¿Qué quieres que haga?, a lo que respondo: "Haz lo que DESEES, piensa lo que DESEES, cumple tu fantasía frente al objetivo, el retrato tiene que tener tu respiración, no la mía, el retrato debe reflejarte a ti, no a mi. Cumple tu fantasía, Jose". A los pocos segundos, su rostro adquiere una expresión seductoramente grave, como de animal peligroso que tras las rejas de su propia belleza amenaza a quien lo admira.
   Finalizo los dos retratos.


 Le pregunto en qué anda enfrascado últimamente. Jose responde:"Pues estoy haciendo una peli que tiene un guión cojonudo y además está dirigida por un buen amigo. La peli se llama "No habrá paz para los malditos".


   Gracias por tu delicadeza, Jose. Eres un auténtico cielo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario